7 mitos falsos sobre la pesca del black bass

¿Eres un crack de la pesca del black bass? ¿Sueñas con los saltos del "verde" tras un señuelo de superficie? Seguro que has oído muchos comentarios y trucos para su pesca...¿Son verdad o habladurías? En este artículo recogemos algunos de los mitos sobre el apreciado centrárquido. ¿Cuántos de ellos conocías?

El Black Bass es una de las especies más importantes en la pesca deportiva a nivel mundial. Sobre el black bass, su hábitos, capacidades y su pesca se han escrito ríos de tinta y ha sido objeto de innumerables debates y discusiones en los corrillos de pescadores. Es por ello que este fantástico pez ha dado lugar a decenas de mitos, algunos elevados a la categoría de leyendas. A continuación explicamos algunos de ellos.



MITO 1: A señuelo grande... bass grande

Con el bass no hay reglas fijas, y esta tampoco es el caso: con señuelos grandes se pueden capturar basses sorprendentemente pequeños y viceversa. 

Se podría pensar que esto son excepciones y que por encima de ellas habrá una estadística que muestre un patrón más o menos asociado al tamaño del pez. Sin embargo, los estudios que han analizado este tema muestran que el bass, entre aquellas presas dentro de un rango de tamaños que puede tragar, prefiere habitualmente alimentos de un tamaño intermedio

Para ayudarnos escoger señuelos de este tamaño, un dato: un black bass puede ingerir presas de hasta un tercio de su longitud.


MITO 2: Cuando se pesca en aguas frías, es necesario recoger lentamente el señuelo

Si el señuelo está bien presentado, de forma realista y con bajos de línea naturales, trabajar el señuelo lentamente es siempre una buena opción, pero no por que el black bass no pueda atraparlo en aguas frías. 

Tanto en aguas frías como calientes, cualquier bass podrá atrapar un señuelo si así lo desea, por muy rápido que recojas.

MITO 3: El black bass se alimenta cuando tiene el estómago vacío

Los hábitos alimenticios del black bass se guían bien por hambre, bien por instinto, nada que ver con si tiene el estómago vacío o no. 

En el primero de los casos, el cerebro emitirá señales cuando bajen los niveles de azúcar o grasas en su sangre y el bass se activará. En el segundo, los mecanismos son más complejos...


MITO 4: El bass no pica con altas presiones atmosféricas tras un frente frío
Hay una creencia popular que dice que tras pasar un frente frío, el cambio de presión afecta negativamente a la pesca del bass. 

La realidad es que un cambio de presión en el aire tiene un efecto muy reducido bajo el agua. 

Además, el bass podrá compensarlo fácilmente elevándose un poco en la vertical, por lo que quizás podamos encontrar al bass en aguas un poco más superficiales, pero no inactivo.

MITO 5: El black bass se guía por la vista para encontrar alimento

Falso... o al menos no del todo cierto. Es verdad que utiliza la vista para encontrar alimento, incluso en aguas tomadas, pero no lo es menos que utiliza el tacto, gracias a la línea lateral, para detectar movimientos de agua y presión. 

Esta línea, que aunque se ve claramente en el cuerpo, sigue a los lados de la cabeza, es fundamental para determinar los movimientos del bass frente a las vibraciones de los señuelos. 

Mientras que las líneas laterales del cuerpo detectarán movimientos a izquierda y derecha, los canales de la cabeza podrán detectar movimientos frente al pez.


MITO 6: El black bass huye de la luz excesiva porque carece de pestañas

Es cierto que el black bass carece de párpados y que sus iris son fijos, con lo que no pueden controlar la cantidad de luz que llega a la retina. 

Sin embargo, la cantidad de luz que llega a sus fotorreceptores está controlada por otro mecanismo biológico, la cantidad de pigmento oscuro de un grupo de células alrededor de los mismos. Por lo tanto el bass no huirá de la luz intensa.

MITO 7: El black bass se desactiva para buscar comida cuando la temperatura baja de los 10 grados

El black bass prefiere temperaturas de 21-22 grados, aunque si no encuentra zonas con esa temperatura se podrá amoldar a un amplio rango de temperaturas, desde los 4 a los 32 grados aproximadamente. 

Es cierto que a temperaturas bajas su actividad decae, pero incluso por debajo de los 10 grados seguirán buscando comida, aunque a menor ritmo y consumirán menos alimento.



Y tú... ¿Conocías estos mitos? Seguro que has oído hablar de muchos otros. ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Comparte


Artículos relacionados