Castilla y León - Propuesta de Normativa de pesca 2019


La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León ha publicado la propuesta de Normativa de Pesca en la Comunidad de Castilla y León para el año 2019. Esta propuesta se somete al trámite de información pública antes de ser aprobada.

La principal novedad llega con los cambios en la gestión de las "especies invasoras". En particular, se posibilita la pesca y devolución de carpa y black bass en ciertas masas de agua. También hay novedades en la gestión de la trucha, con cupos de cero ejemplares en aguas libres.

A continuación, dos documentos: el texto con la normativa y los anexos:







Estudio: A señuelo grande... ¿pez grande?

¿Se cumple en la realidad el dicho de "A señuelo grande, pez grande"? En este artículo recuperamos un estudio de hace unos años que trataba de evaluar esta premisa en Black Bass (Micropterus salmoides). Se planteaban si era efectivo implantar normativas que restringieran el tamaño mínimo de los señuelos para evitar la pesca de peces pequeños pero, más allá de esto, el resultado es muy interesante para el pescador deportivo que busque optimizar el número de capturas en función del tamaño medio de la especie que persigue en su lugar de pesca.

El estudio
Es de sobra conocido (y así ha sido demostrado en varios estudios previos) que el tamaño de las presas es proporcional a la longitud y tamaño de boca de los predadores. Esto sugiere que es posible que, a través del tamaño del señuelo que utilizamos al pescar, podemos condicionar el tamaño de nuestras capturas. Para comprobar si existe realmente esta influencia y cómo de importante es, se planteó el siguiente estudio.

Se escogió un embalse de unas 4 hectáreas de Texas, con una profundidad media de 1,7 metros y un 73% de cobertura vegetal, con presencia de Black Blass ("largemouth bass") como depredador principal y Pez Sol (Lepomis macrochirus) y libélulas como presas predilectas, y poca presión de pesca.

Se utilizó un único modelo de señuelo: el Rapala original flotante color gris en 4 tamaños diferentes: 70, 89, 133, y 178 mm. Además, para asegurar la independencia del factor "color", en el tamaño de 89 mm usaron 4 patrones de color diferentes: "blue shiner", "brown trout", "fathead minnow" y "firetiger". Los modelos de los dos tamaños más pequeños constaban de 2 anzuelos triples, mientras que los dos más grandes tenían tres anzuelos triples.

Los 5 colores utilizados en el estudio. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: "blue shiner", "firetiger", "fathead minnow", "brown trout" y "silver"

Para la pesca varios pescadores fueron intercambiando el señuelo utilizado en pequeños periodos de tiempo durante varios días, de forma que todos fueron utilizados en todos los momentos y circunstancias, empleando un esfuerzo similar. Hicieron dos experimentos: una primera rotación de tamaños y una segunda de colores (para el señuelo de un tamaño fijo: 89 mm).

Anotaron los resultados de la pesca: número de capturas y medidas de los peces para cada uno de los modelos de señuelo. Esta información fue utilizada para obtener un modelo matemático con el fin de determinar el patrón detrás de los números y comprender el comportamiento de los peces frente las variaciones en el tamaño y color del señuelo.

Resultados
En el experimento de tamaños, capturaron en total 159 black bass, en un rango de longitudes que iba de 152 a 457 mm. Los promedios de longitud de black bass capturados para cada uno de los señuelos fueron:
  • 233 mm. (señuelo de 70 mm.) 
  • 243 mm. (señuelo de 89 mm.) 
  • 240 mm. (señuelo de 133 mm.) 
  • 267 mm. (señuelo de 178 mm.) 

De estos datos se puede concluir que hay una relación directa significativa entre la longitud del señuelo y la del pez capturado (a pesar del resultado obtenido con el señuelo de 133 mm que no concuerda correctamente con la tendencia general).

Notar que las capturas fueron significativamente más abundantes para los 3 modelos más pequeños que para el de mayor tamaño (178 mm.).

Por su parte, en el experimento de colores, capturaron 183 basses para los 4 colores, en un rango de longitudes que iba de 127 a 432 mm., además de otros 52 basses para el señuelo de color gris.

En este caso, no hubo diferencias significativas en el tamaño de los peces capturados con señuelos de colores diferentes, aunque sí que obtuvieron un un número significativamente mayor de capturas con los modelos de colores "blue shiner" y "fathead minnow".

Conclusiones
El resultado del experimento muestra que, efectivamente, hay una relación entre el tamaño del señuelo y del pez capturado. Su análisis muestra que se puede reducir la pesca de "pezqueñines" restringiendo el uso de señuelos de tamaños pequeños.

Por supuesto, para poder extrapolar estos resultados a otros entornos de pesca, este tipo de experimentos debería ser replicado en embalses con poblaciones de bass con diferentes balances de tamaños y en diferentes épocas, entre otros factores, además de otras especies, otros modelos de señuelos... La pesca ofrece tantas variaciones y posibilidades que es complicada de modelar matemáticamente, y esa es una de sus grandes atractivos, las expectativas que nos creamos ante un lance: cualquier cosa puede picar... ¿o no?

Referencia
Gene R. Wilde , Kevin L. Pope & Bart W. Durham (2003) Lure-size Restrictions in Recreational Fisheries, Fisheries, 28:6, 18-26

Asturias - Normativa de pesca continental 2019


La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias ha publicado la normativa para el ejercicio de la pesca en aguas continentales durante la campaña 2019.

Como novedad, hay un artículo dedicado a las especies "invasoras" y que adapta la normativa a la modificación de la ley de biodiversidad. Así, se autoriza su pesca para el control, aunque "caso de ser capturadas, deberán de ser sacrificadas de inmediato en el lugar de la pesca".

Todos los detalles de dicha normativa, en el siguiente documento:

Cómo escoger el color del spinnerbait para pescar más black bass

El spinnerbait es uno los esos señuelos especiales que mejor representa la complejidad de la pesca del black bass. Para alguien de fuera del mundo de la pesca que ve un anzuelo con una maraña de tiras de goma y una o varias cucharillas, se le hace difícil creer que pueda atraer peces. ¿Qué representa? ¿Qué provoca? Preguntas difíciles de contestar, pero lo que sí sabemos es que funciona.

En la bolsa de cualquier pescador de bass no pueden faltar varios modelos de spinnerbait. Como con cualquier señuelo, escoger el color adecuado para cada ocasión no es tarea fácil, y muchas veces nos dejamos llevar por nuestra subjetiva experiencia para ello. Los expertos aseguran que los spinnerbaits pueden funcionar en cualquier lugar y en cualquier momento del día o la temporada, y que hay vida más allá que los colores blanco y chartreuse.

En este artículo trataremos de dar algo de luz sobre el tema y ayudar a que optimicemos nuestras posibilidades en cada momento.


Color y condiciones del agua
Para poder entender qué hace que un bass reaccione y ataque a un spinnerbait en un momento dado y en otro no, debemos ponernos en la piel, mejor dicho en las escamas del pez. Este, al ver pasar un spinner cerca, o mejor, por encima, obtendrá un estímulo diferente en función de las condiciones de visibilidad y de las condiciones atmosféricas que afectan a la superficie del agua.

En aguas claras y tranquilas, la superficie se ve plateada cuando se mira desde dentro del agua, como un espejo. Los spinnerbaits de color claro se mezclan con la superficie cuando se miran desde abajo en esas condiciones. Los tonos traslúcidos suelen funcionar en esas condiciones, ya que la forma del señuelo se confunde en parte con el fondo de la imagen del bass y a éste le cuesta más distinguir un engaño.

Si además hay mucha luz, a veces las palas de la cucharilla emiten demasiados reflejos. Esto se puede atenuar pintando una de las superficies de la cucharilla con un marcador fluorescente. Cada cierto tiempo habrá que volver a marcarla, ya que irá perdiendo tonalidad a medida que realicemos lances. Este truco también se puede emplear en condiciones de menor intensidad de luz. En este caso, pintar con fluorescente uno de los lados de las palas proporcionará una mayor visibilidad.

Sin embargo las condiciones ideales para pescar con spinnerbaits son cielo nublado y superficie del agua un poco picada por el viento. Por un lado, en estos momentos el bass se activa y busca más activamente alimento, y por otro, las formas del señuelo se confunden aún más, dando como resultado menos rechazos al cebo.

Por su parte, si el agua está muy tomada, suelen funcionar bien colores contrapuestos, como el chartreuse, el rojo o el negro. En estos casos, se recomienda recoger más despacio, de manera que demos al bass más tiempo para localizar la fuente de vibración y los matices de color, en contraposición con un alto ritmo de recogida en aguas claras.

Lo anterior es válido, sobre todo, si se recupera el señuelo por encima de la posición del bass. Si por el contrario pescamos por el fondo, usaremos spinnerbaits de dos colores, buscando el contraste. Según afirman los expertos, el ojo del bass tiene una buena sensibilidad para detectar el contraste azul-verde y rojo-naranja, así que tendremos en cuenta el color del fondo, o de la vegetación, para buscar ese contraste y hacer que nuestro señuelo no pase desapercibido.

Colores y épocas
Además de lo anterior, hay que tener en cuenta otros componentes, como la época del año. En base a ello, podemos tratar de imitar a través del color de nuestro señuelo a las presas que el bass puede esperar encontrar. Hay que tener en cuenta que en ocasiones los basses son muy selectivos, y solo atacan a los señuelos con los mismos colores o destellos de sus presas habituales.

Los colores marrón, verde, una mezcla de ambos, así como tonos rojizos pueden imitar a cangrejos, una de las comidas preferidas del bass en primavera y otoño.

Entrado el invierno, podemos emplear azules y blancos (plateado) para imitar a esos pececillos moribundos de cuya situación se aprovecha el black bass.

Si además en nuestro pesquero hay abundancia de bass pequeño, se puede tratar de imitar con una mezcla de verde y negro, y añadiendo algún matiz rojo y/o blanco.

Otros elementos
Además del color del faldón, debemos fijarnos en la cabeza del spinner. Esta permanece fija respecto al cuerpo, moviéndose de manera lineal, y es el elemento que el bass atacará. Es por ello que un punto de realismo en esta ayudará a no rechazar picadas, sobre todo en aguas claras. Detalles como el realismo de los ojos, incluir hendiduras branquiales y los reflejos rojos pueden ser pequeños ingredientes que desequilibren la balanza a nuestro favor.

Conclusiones
Como en muchos otros aspectos de la vida, el pescador tiende a rodearse de herramientas conocidas, lo que traducido al mundo de los señuelos produce un ciclo vicioso de "uso el color con el que tengo picadas, tengo picadas con el color que uso" del que muchas veces no salimos salvo en momentos puntuales de desesperación.

Colores como el negro o el rojo, poco utilizados, pueden ser tan efectivos, o más que otros, en el momento adecuado. Y esa es, precisamente, una de las cualidades del spinner: la de funcionar cuando otros señuelos no lo hacen. Si además acertamos con el color adecuado, podemos conseguir picadas y revertir el curso de una mala jornada.

Modificada la Normativa de Pesca Continental de Galicia 2018 para permitir pescar Black Bass, carpa y otros


La Consellería de Medio Ambiente y Ordenación de Galicia ha publicado una modificación de la normativa de pesca 2018 por la que permite la captura de black bass, carpa, cangrejo rojo americano y cangrejo de California para su control en ciertas áreas

El cambio en la normativa viene propiciado por el cambio legislativo a nivel estatal tras la modificación de la ley del patrimonio natural y de la biodiversidad.

Entre otras cuestiones, en el anuncio se recoge que los ejemplares de dichas especies "no podrán ser devueltos al medio natural" ni tampoco "transportados en vivo o ser mantenidos con vida, debiendo ser sacrificados inmediatamente en el lugar de captura", incluso en tramos de pesca sin muerte.

A continuación, el documento completo con la modificación:


III. Otras disposiciones
Consellería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

ORDEN de 5 de septiembre de 2018, de modificación de la Orden de 19 de enero de 2018 por la que se establecen las normas de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia durante la temporada de 2018.

Con fecha de 21 de julio de 2018 se publicó en el BOE la Ley 7/2018, de 20 de julio, de modificación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del patrimonio natural y de la biodiversidad.

Dicha norma establece en su disposición transitoria segunda que, hasta que se aprueben los instrumentos normativos de planificación y gestión y la delimitación cartográfica del área ocupada por las especies catalogadas como exóticas invasoras introducidas antes de la entrada en vigor de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, las comunidades autónomas podrán autorizar la práctica de la pesca, en zonas delimitadas, de aquellas especies que tengan relevancia social y/o económica, en sus distintas modalidades, adoptando las debidas medidas tendentes a la salvaguarda del medio natural y del ecosistema donde se desarrollen.

De acuerdo con lo anterior, y habida cuenta de la relevancia adquirida en nuestra comunidad autónoma por ciertas especies, es necesario modificar la Orden de 19 de enero de 2018 por la que se establecen las normas de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia durante la temporada de 2018 para adaptarla a las recientes modificaciones de la legislación básica del Estado.

En virtud de lo anterior, en concordancia con lo dispuesto en el artículo 27.15 del Estatuto de autonomía, y en uso de las atribuciones que me confiere la Ley 1/1983, de 22 de febrero, de normas reguladoras de la Xunta y su Presidencia,

DISPONGO:

Artículo único. Modificación de la Orden de 19 de enero de 2018 por la que se establecen las normas de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia durante la temporada de 2018

El artículo 9 de la Orden de 19 de enero de 2018 por la que se establecen las normas de pesca en las aguas continentales de la Comunidad Autónoma de Galicia durante la temporada de 2018 queda redactado de la siguiente manera:

«Artículo 9. Normas generales para la pesca de especies del Catálogo español de especies exóticas invasoras

1. Con arreglo a lo dispuesto en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del patrimonio natural y de la biodiversidad, modificada por la Ley 7/2018, de 20 de julio, se autoriza la pesca de las siguientes especies: perca americana común (Micropterus salmoides), carpa (Cyprinus carpio), cangrejo de río americano (Procambarus clarkii) y cangrejo de California (Pacifastacus leniusculus).

2. Ámbito territorial de las autorizaciones y período hábil.

a) Perca americana común y carpa.
Embalses de Zamáns, O Vao, Montefurado, As Portas, As Conchas, Lindoso, Vilasouto, A Hedrada, Cecebre, Belesar, Castrelo de Miño, Frieira, Os Peares, Velle, Pumares, San Martiño, San Pedro, Santiago, Santo Estevo, Sequeiros, Leboreiro y Portodemouros. En todos los casos, los límites de los embalses son los que se señalan en el anexo VIII de la presente orden. El período hábil comprende todo el año.

b) Cangrejo de río americano y cangrejo de California.
• Embalses de Sabón, As Forcadas y Cecebre (excepto tramos vedados): todo el año.
• Ríos Sil y Bibei: todo el año.
• Ríos Furnia, Hospital y Pego (afluentes del Bajo Miño) aguas abajo de la carretera PO-552 (Vigo-Tui) en todos los casos: todo el año.
• Canales y charcas de la antigua laguna de Antela, charcas de Os Milagres (ayuntamiento de Maceda), charcas de Rioseco (ayuntamiento de Paderne de Allariz), charcas de Niñodaguia (ayuntamiento de Xunqueira de Espadanedo) y guijarrales de Oímbra (ayuntamiento de Oímbra): todo el año.
• Embalse de A Fervenza y tramo del río Xallas aguas abajo de la presa de Ventín: del 16 de marzo al 30 de septiembre.
• Embalses de Belesar y Os Peares, en los tramos incluidos en el régimen especial de embalses del anexo VIII: todo el año.

3. Dimensiones mínimas y cuotas de captura.

No se establecen dimensiones mínimas ni cuotas de captura.

4. Cebos y artes autorizadas.

Fuera de la temporada hábil de salmónidos, en los tramos autorizados para la captura de perca americana común se podrán emplear peces artificiales, estrimers, cebos de superficie (comúnmente conocidos como poppers y plugs) y cebos de materiales plásticos o semejantes (comúnmente conocidos como «vinilos»).

El único arte de pesca autorizada para el cangrejo de río americano y el cangrejo de California es el retel. Cada persona sólo podrá emplear un máximo de 10 reteles y no ocupará con sus reteles más de 100 metros de río o de orilla de embalse.

5. Normas de pesca en el ámbito territorial autorizado.

Los ejemplares de las especies citadas en el apartado 1 que sean extraídos de la naturaleza por cualquier procedimiento no podrán ser devueltos al medio natural. Tampoco podrán ser transportados en vivo o ser mantenidos con vida, debiendo ser sacrificados inmediatamente en el lugar de captura. Estas prescripciones se aplicarán en todo caso y lugar, incluyendo las capturas accidentales, incluso cuando se trate de un tramo de pesca sin muerte.

6. Normas de pesca fuera del ámbito territorial autorizado y pesca de otras especies del catálogo.

Se prohíbe la pesca de otras especies del catálogo español de especies exóticas invasoras distintas de las incluidas en el apartado 1, así como la pesca de estas últimas fuera del ámbito territorial autorizado indicado en el apartado 2 de este artículo.

En todo caso, las capturas accidentales están sometidas a las prohibiciones genéricas de posesión, transporte o devolución al medio natural».

Santiago de Compostela, 5 de septiembre de 2018
Beatriz Mato Otero
Conselleira de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

¿Están los señuelos de vinilo matando a los black bass?

¿Están los señuelos de vinilo matando a los black bass? Puede sonar sorprendente, pero esta es la cuestión que se han planteado en EEUU y que sugiere un debate interesante.

Se trata de un tema ya antiguo pero recurrente. En el 2013, el estado de Maine consideró dos proyectos de ley: uno de ellos proponía prohibir los cebos de plástico blando (los comúnmente llamados vinilos); el otro pedía exigir anzuelos degradables para la pesca recreativa.


Los vinilos son un tipo de cebo muy popular, si no el más utilizado por su efectividad, versatilidad y bajo precio. No hay que decir que en gran parte de EEUU y en el estado de Maine en particular, la pesca deportiva y su industria tienen un peso enorme, por lo que este anuncio provocó un gran movimiento social e industrial al respecto, que resultó en miles de alegaciones al proyecto.

Tras esta respuesta, la administración pidió al Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Maine un informe sobre los "efectos nocivos" de estos materiales de pesca. Así, se realizó una revisión de estudios sobre el contenido de black bass y otros peces deportivos entre 1985 y 2013, y se encontró que el contenido de materiales plásticos provenientes de señuelos o similares en el estómago de los peces iba desde un mínimo de un 0.4% a un máximo de un 5.2% de los peces muestreados.

En consecuencia, la administración decidió que la afección era mínima como para tomar una decisión tan drástica y finalmente no se aprobaron los proyectos legislativos en contra de los señuelos de vinilo. Sin embargo, sí que se decidió iniciar una campaña para mejorar la educación del pescador sobre cebos suaves y el uso y eliminación adecuados de todos los cebos.


Desde entonces, sigue la vigilancia y la presión de algunos sectores sobre este y otros temas relacionados con el impacto medioambiental y, en particular, de los cebos y aparejos de pesca deportiva. Por ejemplo, en algunos países se han prohibido los plomos de un tamaño menor a unas medidas concretas.


¿Qué se puede hacer?
Las cifras de afección, según los estudios, son pequeñas, pero no cabe duda de que esos cientos, miles de señuelos que se pierden temporada tras temporada acaban en algunos casos tragados por el black bass y otros peces. Ante esto, la primera y más importante actuación solo puede caer en el lado de los pescadores. Hay señuelos imposibles de recuperar, pero muchos otros, aquellos destrozados por picadas o bien aquellos que nos encontramos, ya desgastados, que el agua ha arrastrado hasta la orilla, deben ser recogidos y guardados en la mochila para ser reciclados posteriormente. Por cierto, lo mismo se puede aplicar a hilos, plomos, anzuelos, y otros materiales.


Aunque es el pescador el que debe llevar a cabo esta acción, desde las administraciones deberían hacer campañas para informar sobre este impacto y concienciar a los aficionados. Desde luego, estas comunicaciones deberían encuadrarse en campañas más amplias que informen sobre otras muchas cuestiones, como el captura y suelta o cómo manejar correctamente a un pez para evitarle daños.

La responsabilidad cae también del lado de la industria de la pesca recreativa. En este escenario, no son pocas las empresas diseñadores de señuelos que están empleando materiales biodegradables y menos agresivos para su fabricación. Esta puede ser una oportunidad para subirse al tren de los nuevos tiempos y adelantarse a legislaciones restrictivas, apostando por una pesca más ecológica y que respete un poco más a los protagonistas de todo esto, los peces.

¿Cuánto tardan en descomponerse los restos de una jornada de pesca?

Todos nos hemos encontrado en más de una ocasión las orillas de ríos y embalses llenos de desperdicios dejados por pescadores. Otra mucha basura no se ve y acaba en el fondo de lagos, muelles, etc.

En Hay Pesca! hemos querido recopilar los tiempos estimados de algunos de descomposición de los residuos que más habitualmente podemos encontrarnos y mostrarlos en la siguiente infografía con el objetivo de concienciar sobre la importancia de que cada uno recoja sus propios desperdicios.


Como se puede ver, muchos de ellos no se degradan fácilmente y, de no recogerse, estarán "decorando" el paisaje durante cientos o incluso miles de años. Si queremos exigir leyes que nos amparen, debemos ser los primeros en respetar el medio ambiente.

Si te gusta, puedes distribuirla y compartirla libremente.

Estudio: El black bass no es capaz de distinguir entre algunas de las combinaciones de colores más usadas en los señuelos

El color de los señuelos es una de las variables consideradas clave, desde hace décadas, a la hora de pescar black bass. Ahora, un estudio de la Universidad de Illinois demuestra que los basses no son capaces de distinguir algunas de las combinaciones de colores más populares, poniendo en duda algunos de los argumentos más extendidos a la hora de pescarlos. ¿Hemos estado equivocados todos estos años? ¿Hemos sido engañados o nos hemos auto-convencido sin pruebas reales?

Combinaciones de colores indistinguibles para el bass
Uno de los colores de spinnerbait más vendidos de todos los tiempos es el que combina chartreuse y el blanco. Esta combinación ha sacado miles de peces y ha sido utilizada por campeones mundiales. ¿Quién no tiene un spinner con estos colores? ¿Quién no ha capturado basses con él? Pues si las conclusiones del estudio recientemente publicado en la revista Current Zoology son ciertas, habría dado igual usar spinners completamente blancos, ya que los basses no son capaces de distinguir entre el amarillo chartreuse y el blanco.

Algo parecido ocurre con otras combinaciones, como la popular "negra-azul". No solo en spinnerbaits, si no en todo tipo de señuelos rígidos y blandos podemos encontrar preciosas combinaciones de estos colores. Pues bien, según el mencionado estudio, el azul es indistinguible del negro para el bass, así que dichos señuelos y uno completamente negro o azul tendrían la misma capacidad a la hora de atraer peces.

¿A qué se debe?
Todo es resultado de la biología del black bass. Para evaluar su capacidad de visión, los investigadores midieron la capacidad de los fotoreceptores del bass, construyeron un modelo de detección visual y probaron este modelo en el laboratorio contra la capacidad de los basses de detectar colores y diferencias de color específicos.

El estudio confirmó que los basses tienen una visión de color dicromática, con conos individuales sensibles verdes y conos gemelos sensibles a rojo. Así se concluyó que el rojo y el verde son los colores más fácilmente identificables y distinguidos por el bass, a la vez que hay otras combinaciones de colores, como las mencionadas anteriormente, que no son distinguibles para el centrárquido.

Un resultado interesante señala que el bass tiene una buena capacidad de distinguir el color rojo de otros estímulos acromáticos (por ejemplo respecto a diferentes tonalidades de gris).



Discusión y conclusiones
La gran variedad de señuelos que se ofrecen hoy en día abarca no solo cientos de combinaciones de colores, si no también de formas y texturas. Tal oferta responde a una de las necesidades básicas del pescador: buscar el señuelo que funcione cuando no funcionan los demás, distinguirnos del resto y provocar la respuesta del pez en diferentes condiciones de temperatura, visibilidad, ciclo biológico, etc.

La experiencia particular y las discusiones entre pescadores llevan a elegir unos u otros señuelos, pero, ¿hasta qué punto esa experiencia es representativa de una manera significativa? En la mayoría de los casos no lo es. Para poder sacar conclusiones válidas haría falta probar de manera sistemática todas las opciones en diferentes condiciones de estudio y control. En definitiva, es el método científico el que puede dar respuestas universales.

El volumen del mercado, la importancia de la pesca deportiva a nivel mundial, están haciendo que estos estudios sean cada vez más frecuentes y cercanos a los intereses de los pescadores. Al igual que ocurrirá con otras tecnologías que se están acercando al mundo de la pesca, toda esta información deberá dejar espacio a la improvisación y a las decisiones personales basadas en instinto o experiencia si no queremos que desaparezca parte de la gracia de este deporte. Sin embargo, como consumidores debemos estar informados y poder tomar decisiones en base a hechos demostrados, y así poder maximizar nuestras salidas de pesca. Así, este estudio puede dar pie a probar de una manera más intensiva señuelos de tonalidades rojas o en combinación con grises y sacar nuestras propias conclusiones.

Para leer más sobre este tema
Un artículo publicado sobre una prueba sistemática de pesca con señuelos suaves de diferentes colores:
Cómo influye el color del señuelo en el número de capturas de Micropterus Salmoides (Black Bass)